crema-cacao-natruly-namas-te

Los secretos de nuestra crema de cacao by Natruly

Hoy queremos contaros algún secretillo de esta crema.

Mucho esfuerzo, algún fracaso, e investigación en la Crema de Cacao

La fórmula de nuestra crema de cacao no es producto del azar ni consecuencia de una moda, sino que comenzamos a trabajar en este producto hace más de cuatro años. Era uno de los productos que queríamos lanzar desde el principio. La razón: nos dimos cuenta de lo mucho que costaba encontrar una crema de cacao y avellanas sana, de hecho, nunca la llegamos a encontrar.

Como siempre, movidos por nuestro deseo de ofrecer alternativas realmente saludables a productos que a todos nos gustan, nos pusimos manos a la obra. Después de dos años apareció la primera versión. Para conseguir el sabor dulce, en esta primera crema de cacao, usamos azúcar de coco ya que es el qué menor índice glucémico tiene y era la mejor alternativa que habíamos encontrado en nuestros diversos desarrollos hasta ese momento.

¡Eureka! Teníamos un sabor delicioso, una crema de cacao y avellanas con un 43% de avellanas y, aunque la textura no era más que “aceptable”, decidimos que era el momento de lanzar el súper producto bajo el sello de Natural Athlete (nuestra marca anterior).

Pero, muy a nuestro pesar, nunca llegó a comercializarse porque se nos escapó una prueba importante: la consistencia de la textura al exponer la crema en altas temperaturas. La verdad es que a unos días del lanzamiento nos dimos cuenta de que bajo esas circunstancias no era consistente por lo que tuvimos que seguir trabajando en busca de la mejor versión posible.

Revolución chocolatera

Tras otro año entero de seguir probando diferentes fórmulas e ingredientes, de nuevos intentos fallidos y sinsabores, conseguimos dar en el clavo y, en Octubre de 2.020, con el cambio de marca a Natruly y nuestra apuesta por la creación de un chocolate saludable, lanzábamos ¡por fin! la primera Crema de Cacao y Avellanas realmente saludable del mercado.

La clave de esta crema está en la fibra de achicoria. Gracias a este ingrediente maravilloso pudimos conseguir esa textura cremosa y tremendamente apetecible que todos tenemos en mente y que se nos resistía en los primeros intentos. De esta forma logramos además estabilizar la fórmula para que, junto con el resto de ingredientes, mantuviera la textura incluso en altas temperaturas. Y lo más importante: un aporte de fibra a la receta que le daba la puntilla nutricional que buscábamos.

Como guinda del pastel la achicoria nos permitía evitar el uso de cualquier azúcar o edulcorante, ya fuera natural (azúcar de coco, miel, eritritol, dátiles…) o artificial. Es decir, un ingrediente natural que nos permitía lanzar la que, bajo nuestra opinión, es la crema de cacao y avellanas más saludable del mercado.

¿Sabías que las cremas de cacao de otras marcas tienen de media un 55% de azúcar o edulcorantes añadidos?